¿Cómo hacer papel?

hacer-papel

¿Cómo hacer papel?

El papel es uno de los materiales más importantes de la historia de la humanidad. Y aunque los dispositivos electrónicos están apartándolo poquito a poco de nuestras vidas, aún sigue siendo totalmente impensable un mundo sin papel. No en vano, el consumo mundial anual de papel es de nada más y nada menos que 268 millones de toneladas. ¿Pero te has preguntado alguna vez cómo es el proceso de fabricación del papel? ¿Te has preguntado cómo llega hasta nuestros hogares, nuestros centros educativos y nuestras oficinas? Te lo contamos.

 

Fábricas de papel

Por supuesto, para encontrar el origen de la fabricación del papel que utilizamos diariamente tenemos que acudir a las fábricas de papel. ¿Pero qué son? Pues fábricas diseñadas para crear papel a partir de fibras vegetales diferentes como la pulpa de madera, la pulpa de celulosa, los trapos viejos u otro tipo de materias primas. De media, para producir una tonelada de papel es necesario cortar unos catorce árboles. Por eso es tan sumamente importa el correcto reciclaje del papel en nuestro mundo contemporáneo. La sostenibilidad depende de ello.

Y es que la fábrica de papel no consume únicamente grandes cantidades de fibra vegetal para la producción del papel. También consume enormes cantidades de otros recursos básicos como son el agua o la energía. Para su elaboración, las fábricas de papel emplean una maquinaria de grandes proporciones que puede llegar a alcanzar los cientocincuenta metros de longitud y que operan a velocidades de aproximadamente cien kilómetros por hora. Gracias a estas máquinas se generan hojas de papel de hasta diez metros de ancho que más tarde son fragmentadas.

 

Proceso de fabricación de papel

Como decíamos antes, el papel se produce a partir de fibras vegetales. En concreto, a partir de la celulosa que hay en la madera. Por eso el primer paso para la fabricación de papel consiste en la separación de estas fibras, que se encuentran unidas de manera natural en el árbol por el pegamento natural conocido como lignina. ¿Cómo se hace esto? Pues moliendo disolviéndolo a través de técnicas de calor o a través de disolventes químicos. Generar esta fibra de celulosa será lo que permita fabricar posteriormente el papel que utilizamos diariamente.

El segundo paso en el proceso de fabricación del papel es la mezcla de la fibra de celulosa con agua. Esto se realiza en un pulper. Y cuando esta mezcla se encuentra lista, se introduce en una banda guiada por rodillos. Ahora solo queda eliminar el agua de la mezcla. Para ello suelen emplearse diferentes procedimientos como la retirada por secado, la retirada por gravedad o la retirada por presión. Como es lógico, todos estos procedimientos son llevados a cabo de forma automática por la maquinaria industrial.

 

Hacer papel

Ya conocemos en qué consiste la fabricación del papel. No obstante, existen muchos pasos más en la vida útil del mismo. Uno de ellos, como decíamos anteriormente, es el reciclado. Después de todo, reciclar papel es el único modo que tenemos de garantizar que empleamos el mínimo nivel de recursos del planeta. Esto resulta mucho más sencillo para los consumidores gracias a los contenedores azules, desde los cuales el papel es transportado hasta fábricas de reciclaje y recuperado para su posterior utilización.

Un reciclaje con el que estamos 100% comprometidos en Beck Destrucción Confidencial. Como ya apuntamos en nuestro post titulado Destrucción de papel y su impacto al medio ambiente, los restos de papel generados tras nuestras destrucción profesional son sometidos a reciclaje para que dicha materia prima vuelva a tener una segunda vida útil. Apostamos por el futuro.