Derecho de rectificación en la LOPD

derecho-rectificacion-lopd

Derecho de rectificación en la LOPD

Existen una serie de derechos fundamentales en materia de protección de datos: los llamados derechos ARCO. Derechos que los ciudadanos pueden ejercer para realizar una defensa efectiva de sus datos personales. Son el derecho al acceso, el derecho a la rectificación, el derecho de cancelación y el derecho a la oposición. Además, y con la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos, más conocido como RGPD, dos nuevos derechos se han sumado a la lista: el derecho a la portabilidad de los datos personales y el derecho al olvido.

En nuestro país, estos derechos vienen recogidos por la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, más conocida como LOPD. En ella se establecen las bases de estos derechos fundamentales que poseen todos y cada uno de los ciudadanos españoles. Derechos que pueden ejercer en todo momento frente a las organizaciones, empresas y profesionales que realicen el almacenamiento y tratamiento de sus datos personales. Hoy, hablaremos del derecho de rectificación. Pero antes, una pequeña paradita.

 

Ley de Protección de Datos Personales

Para entender el derecho de rectificación tenemos que entender antes en qué consiste la Ley de Protección de Datos Personales. En ese sentido, la LOPD es la transposición al ordenamiento jurídico español de los preceptos establecidos por el Reglamento General de Protección de Datos elaborado conjuntamente por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea. Un reglamento que están obligados a cumplir todos los estados miembros de la Unión Europea. España lo incorporó a su marco legislativo el 6 de diciembre de 2018.

Sus objetivos son muy claros: proteger a los ciudadanos, en relación a sus datos confidenciales y personales, con una serie de herramientas. Como los propios derechos que hemos citado, las auditorías externas o las sanciones económicas por incumplimiento. Desde otro punto de vista, esta LOPD es una actualización de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal que estuvo vigente desde 1999 hasta 2018. Una actualización muy necesaria en materia de derecho a la protección de datos vista la gigantesca digitalización de nuestra sociedad.

 

Derecho de rectificación

Pero vayamos ya con el derecho de rectificación de la LOPD. Un derecho que viene regulado por un documento de la Unión Europea conocido como Carta de Derechos Fundamentales. En ella, el derecho a la rectificación con los datos personales viene determinado como “el derecho que tiene el interesado, cuando los datos personales son inexactos o están incompletos, a instar al responsable del tratamiento a que rectifique estos datos”. Es decir, el derecho ciudadano a que sus datos personales almacenados y tratados concuerden con la realidad.

Esto es muy importante. Solo cuando los datos personales son precisos puede hablarse de tratamiento lícito por parte de los responsables de los mismos. De ahí que el propio Reglamento General de Protección de Datos y la LOPD derivada de aquel establezcan que, en caso de que un ciudadano realice una reclamación legítima para la rectificación, los responsables de los datos personales deban modificar o completar dichos datos de inmediato. Es decir, que, según las normativas vigentes, el derecho de rectificación debe satisfacerse lo antes posible.

No obstante, los ciudadanos también tienen ciertas obligaciones para con el derecho de rectificación. Como, por ejemplo, presentar documentos que muestren inequívocamente que sus datos personales almacenados no son correctos o están incompletos. Además, y en este último sentido, los responsables del tratamiento tendrán que valorar si alguno de los datos que los interesados desean añadir son pertinentes para las finalidades previas. Es otra de las obligaciones previstas por la LOPD. En próximos artículos profundizaremos en el resto de derechos LOPD.