¿Cómo afecta la LOPD en el sector de la hostelería?

lopd-hosteleria

¿Cómo afecta la LOPD en el sector de la hostelería?

Desde que entrara en vigor la LOPD en diciembre de 2018, las empresas que han tenido que modificar pautas y comportamientos internos para garantizarse el cumplimiento de la LOPD se cuentan por decenas de miles. No es una cuestión relativa a sectores empresariales o profesionales determinados. Es, ante todo, una normativa de protección de datos personales trasversal con incidencia en todos los ámbitos posibles. Y sí, eso también incluye a los negocios relacionados con la hostelería. Todos y cada uno de ellos, sin excepción, deben someterse a ella.

 

¿Qué es la LOPD?

En apartados posteriores hablaremos de la relación existente entre la LOPD y el sector hostelero. Pero, antes de nada, debemos aclarar qué es la LOPD para quien todavía no lo tenga claro. En ese sentido, podemos describir la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPD) de 2018 como la adaptación española del Reglamento General de Protección de Datos, una normativa comunitaria elaborada de manera conjunta por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea en 2016.

Este último se desarrolló y aprobó con una misión muy concreta: incrementar la protección de los ciudadanos en materia de datos personales frente a las diferentes entidades públicas o privadas. Internet, donde se realiza un intercambio de datos personales nunca antes visto, había amenazado durante los últimos años los derechos de los usuarios en este sentido. El RGPD nació para combatir esto. Y, al ser una norma comunitaria, todo miembro de la Unión Europea tenía obligación de adaptarlo en su legislación interna. Así nació la LOPD.

 

LOPD hostelería

¿Pero cómo afectan los preceptos de la LOPD a los negocios del sector de la hostelería? Desde un punto de vista cuantitativa, mucho. Tengamos en cuenta que todos los restaurantes y hoteles españoles manejan una cantidad enorme de datos personales en el ejercicio de sus funciones. Datos personales de empleados, de proveedores y de clientes. Adaptar cualquier negocio hostelero es imprescindible para lograr el cumplimiento de la LOPD. Y es muy importante hacerlo, pues el incumplimiento se paga con multas que pueden superar los 600.000 euros.

Entre otras cosas, los negocios hosteleros tienen que considerar nuevas obligaciones como la del consentimiento explícito. Al contrario que antes, ya no vale el consentimiento tácito de las personas para poder conservar y usar sus datos personales. Ahora deben aceptar de manera consciente y clara. O como la notificación de brechas de seguridad que pongan en riesgo los datos personales de terceros. O como la destrucción documental, una de las obligaciones más importantes de la normativa. Como veis, LOPD y hostelería van muy de la mano.

 

Destrucción de documentos confidenciales en restaurantes y hostelería

Antes de comenzar con este apartado, te recomendamos leer nuestro artículo acerca de qué es un documento confidencial. Una vez comprendido este asunto, entenderemos por qué las nuevas normativas relacionadas con la protección de datos personales establecen que estos documentos deben ser destruidos cuando han perdido su finalidad. Y es que, si caen en manos inadecuadas, estaríamos comprometiendo los derechos de los usuarios. Para ser más exactos, los documentos deben ser destruidos cuando no sean útiles para lo que fueron recabados.

Por tanto, realizar una correcta gestión documental para tenerlos clasificados es fundamental. Solo de este modo podemos reconocer cuándo un documento debe ser destruido para cumplir con la LOPD. No obstante, a la hora de realizar esa destrucción hay que tener en cuenta preceptos muy concretos establecidos por la misma ley. No vale con tirarlos a la basura sin más. Por eso es tan importantísimo contratar a una empresa de destrucción de documentos como ABDC, capaz de garantizar un procedimiento perfecto.

La supervivencia de su negocio hostelero podría depender de ello.