Medidas de seguridad en documentos oficiales

seguridad documentos oficiales

Medidas de seguridad en documentos oficiales

Algunos de los documentos de los que hacemos uso en nuestro día a día son especialmente sensibles. Para su elaboración, generalmente impresa, se crean diferentes códigos con los que las autoridades puedan identificar su autenticidad. Se trata de las medidas de seguridad en documentos oficiales.

Los pasaportes, los billetes que retiramos del banco, los boletos de lotería o , simplemente, un sello para enviar nuestra correspondencia postal, están regidos por estas medidas. Aunque formen parte de nuestro uso cotidiano, la mayoría de las personas no son conscientes de la cantidad de pequeños detalles que componen estos documentos con el fin de atestiguar su veracidad.

Sin embargo, las autoridades competentes conocen perfectamente las medidas de seguridad en documentos. Una de sus funciones más habituales es cotejar debidamente si esta documentación oficial que aportan los ciudadanos es veraz. A través de estas medidas se trata de evitar la falsificación, un procedimiento ilegal y castigado por la ley.

El departamento que domina las falsificaciones o manipulaciones de estos documentos es el área de Criminalística. Su labor no termina en determinar su autenticidad. También se ocupan de identificar, en caso de que el contenido este alterado o se trate de una falsificación, a sus autores.

 

 Medidas de seguridad en documentos

Estos documentos son soportes donde se introduce un mensaje de carácter gráfico. Este puede ser inteligible o simbólico. En los últimos años, con el avance de las nuevas tecnologías y la globalización, se han extendido los documentos de carácter impreso, aunque antes existían muchos documentos oficiales manuscritos, igualmente válidos.

Actualmente existe maquinaria con la que poder determinar de manera automática y sistemática si el documento es auténtico. Se trata de herramientas con las que validarlos de manera muy rápida y totalmente eficaz.

Aeropuertos, bancos, organismos del Estado e incluso algunas tiendas (con detectores de billetes falsos) hacen uso de estos instrumentos a diario. Sin embargo, muchos profesionales, como los agentes de policía, realizan sus labores en plena calle, sin disponibilidad de cargar con una de estas herramientas.

Lo interesante de las medidas de seguridad en documentos, es que no solamente se trata de composiciones de carácter visual. De hecho, para comprobar estas medidas, los sistemas y las autoridades competentes pueden utilizar otros sentidos, como el tacto o, incluso, el oído.

Por esta razón, los agentes de policía, que normalmente realizan su labor en plena calle, deben conocer perfectamente las medidas de seguridad de documentos oficiales.  Cada clase de documentación tiene unas cualidades definidas que deben coincidir en caso de ser auténticas. Para determinarlo, deben valerse por completo de sus sentidos.

 

Los documentos oficiales

Los documentos considerados oficiales son aquellas impresiones que pueden relacionarse con los organismos principales. Es decir, son aquellos que o bien a expedido un organismo oficial o que debe ser presentado ante estos organismos o ante la administración pública.

Por lo tanto, aquí se engloban una gran cantidad de modelos de documentos, archivos y papeles burocráticos, pero también documentos de identificación, billetes y permisos.

 Medidas de seguridad en documentos oficiales

Las medidas de seguridad en documentos cambian según la documentación que tratemos. Sin embargo, una de las más habituales es la transcripción. Se trata de una impresión que varía su imagen según el ángulo de visión. Si la luz ilumina una configuración de líneas de impresión es cuando esta imagen puede entreverse. Se trata, por tanto, de un efecto óptico.

También se añaden algunas medidas de seguridad de documentos durante la fabricación del papel. De esta forma, terminan formando parte de la propia estructura cuando la impresión del documento en sí se realiza. Son las marcas de agua, los filamentos y las bandas de seguridad, etc.

Además, para la impresión se pueden utilizar microletras, laminados de seguridad y tintas invisibles o fluorescentes. La grafocrítica podría determinar la veracidad del documento según las partes escritas impresas en el mismo, estudiando la angulosidad, dimensión, forma, inclinación, etc. de los grafismos.