Gestión de residuos biológicos

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la bandera.

    Gestión de residuos biológicos

    Gestión de residuos biológicos

    Los residuos biológicos son aquellos desechos que se originan por actividades de carácter sanitario o por la investigación en seres vivos. Conocer las diferentes clases de residuos de este tipo te permitirá saber si puedes depositarlo en un contenedor residuos biológicos o si precisa de un cuidado aun más especial para evitar riesgos y garantizar la seguridad. Ten en cuenta que existe una normativa especifica al respecto y debes cumplirla.

    Clasificación de los residuos biológicos según la normativa

    Existen diferentes clases de residuos y clasificarlos será fundamental para que sepas como se debe proceder con cada uno de ellos.

    Municipales o de tipo I

    Esta clase de residuos son los que general las actividades que no están catalogadas específicamente como sanitarias. Por lo tanto, la gestión de residuos biológicos de este tipo no requiere una preocupación especial ni es de las más complicadas. Aquí están incluidos muchos residuos similares a los domésticos como el papel, el cartón o los plásticos.

    No específicos o de tipo II

    Son aquellos residuos que se generan en la actividad sanitaria, pero que, debido a su naturaleza y la forma en la que se generan, no requieren de una gestión especial y complicada. Se incluyen objetos y materiales de un uso y que no son especialmente infecciosos.

    No específicos o de tipo II

    Específicos o de riesgo o de tipo III

    En este caso se incluyen los residuos que sí que presentan un riesgo, ya sea para el medio o para la salud de los humanos. Por lo tanto, requieren de medidas especiales para conseguir prevenir riesgos y garantizar mayor seguridad.

    • Infecciosos
    • Anatómicos
    • Sangre y hemoderivados líquidos
    • Material punzante y cortante
    • Vacunas atenuadas y vivas
    Específicos o de riesgo o de tipo III

    Tipificados en normativas singulares o de tipo IV

    La clasificación residuos biológicos termina con los residuos que requieren de una gestión especial y con ciertos requerimientos especificados por normativa. Los elementos químicos, citotóxicos, ciertos medicamentos, etc. deben ser tratados según las disposiciones de la ley que regula su cuidado tanto dentro del centro donde se general como en el exterior.

    Protocolo de la gestión de residuos sanitarios tras su clasificación

    La normativa gestión residuos biológicos trata de facilitar la labor para las personas que se encargan de su tratamiento.

    Recogida identificada

    El primer paso es clasificar el nivel de peligro de cada residuo. Una vez conozcas este dato podrás determinar como hay que proceder en cada caso y como deshacerte de ello. As´, podrás seguir el protocolo gestión residuos biológicos para depositarlo exactamente en los recipientes correctos para la tipología. Es fundamental que estén correctamente etiquetados estipulando la clase de residuos que contienen y de acuerdo con las normativas de etiquetado y envasado.

    Transporte en los centros

    Después, el transporte intracentro tiene que tratarlos y ocuparse de llevarlos hasta los almacenes correspondientes. Este tiempo no puede exceder las 12 horas para evitar que otros pacientes o el personal puedan estar expuestos a sus riesgos.

    Almacenamiento refrigerado

    El siguiente paso en el tratamiento de residuos biológicos es su almacenamiento. Este podría hacerse dentro del mismo centro, pero, según la clase de residuos, podrán almacenarse solo un máximo de 72 horas. En cualquier caso, deben estar custodiadas en las condiciones térmicas más adecuadas.

    Tratamiento y eliminación

    Para asegurar un tratamiento que cumpla con todo lo dispuesto en las normativas vigentes, se debe cuidar la limpieza y garantizar la eliminación de patógenos. Aquí entran en juego las condiciones higiénicas de los centros y se deben cumplir los protocolos adecuados para conseguir salubridad y seguridad.