Comercio electrónico seguro

comercio-electronico-seguro

Comercio electrónico seguro

En nuestro post titulado Ciberseguridad para empresas, ¿cuáles son sus principales problemas? fuimos alertando de las amenazas que supone internet para la seguridad de las organizaciones. Sin embargo, estas no son las únicas que deben lidiar con estos peligros. También los internautas particulares. Especialmente a la hora de realizar movimientos económicos a través de la red. Una acción que como indican las estadísticas no para de crecer año tras año. El comercio electrónico es una realidad imparable.
 
 

Qué es el comercio electrónico seguro

El problema es que el comercio electrónico tiene sus propios riesgos. Uno de ellos es que cualquier persona que se haga con tu tarjeta puede introducir los datos en una plataforma de pago y comprar con tu dinero. Es una amenaza que muchas personas temen. Es cierto que, en caso de pérdida de la tarjeta, basta con usar los servicios online de nuestra entidad bancaria para anularla, pero pueden ocurrir cosas antes. Todo depende de lo que tardemos en darnos cuenta. El comercio electrónico seguro viene para protegernos de ello.
 
Después de todo, y como apuntábamos antes, el comercio electrónico no hará otra cosa que aumentar todos los años. Es incuestionable que las compras físicas irán dejando paso cada vez más a las compras digitales y que los usuarios necesitan tener seguridad completa en que sus transacciones son seguras. En otro artículo ya hablamos de 5 consejos de seguridad para hacer una transferencia online. A continuación veremos en qué consiste este nuevo programa de comercio electrónico seguro. ¿Nos acompañas?
 
 

Qué es el CES

¿Qué es el CES comercio electrónico seguro? Pues un procedimiento comercial basado en la duplicación de las medidas de identificación. Hasta ahora cualquier persona que tuviera los datos de tu tarjeta estaba en posición de realizar compras digitales con ella. Incluso sin tenerla físicamente. Y por eso son tan peligrosos los ataques de phishing destinados a hacerse con tus datos. En otro artículo futuro hablaremos acerca de las señales que nos permiten identificar estos ataques para poder protegernos de ellos.
 
Pero volviendo al programa de comercio electrónico seguro, adscribirse a él implica que, además de usar los datos de la tarjeta (titular de la tarjeta, número de la tarjeta, fecha de caducidad y el código de seguridad del reverso de la misma), quien quiera realizar una compra en internet deberá introducir una contraseña de seguridad adicional específicamente asignada para las compras digitales. Por supuesto todo este proceso de activación del programa y asignación de la contraseña deberá hacerse con el banco.
 
 

Significado del CES

En este sentido, darse de alta en el comercio electrónico seguro del Santander, del BBVA o de cualquier otro banco, implicará una seguridad invulnerable. Siempre y cuando seas la única persona que dispone de la contraseña. Una manera de terminar para siempre con los fraudes que no solo perjudican a quienes sufren estos ataques sino a todo el comercio, dado que muchas personas se resisten aún a utilizar internet para las compras por temor a los mismos. El significado del comercio electrónico seguro es confianza.
 
Lo bueno es que esa asignación aleatoria de la contraseña puede ser enviada desde el banco hasta nosotros en cualquier momento a través de SMS. Es muy cómodo. En ese sentido, para que una persona comprara de manera ilegítima con tu tarjeta debería tener no solo los datos de esta sino también tu teléfono móvil, saber tu PIN y conocer tu patrón de desbloqueo. Las posibilidades son muy remotas. Sin duda, este nuevo sistema de comercio electrónico seguro es una revolución extremadamente positiva.