¿Qué tirar al contenedor azul?

contenedor-azul-tirar

¿Qué tirar al contenedor azul?

Hace aproximadamente veinte años que los contenedores de colores aterrizaron en las ciudades españolas. Sin embargo, y como ya mostramos en nuestro artículo acerca del reciclaje en España, nuestro país todavía tiene mucho trabajo por hacer para considerarse un país verdaderamente ecologista. Por suerte, durante los últimos años estamos viviendo una explosión de concienciación medioambiental. Cada vez más personas desean reciclar y reutilizar en España. Aunque siguen quedando dudas. Por ejemplo, ¿qué se puede tirar al contenedor azul?

 

¿Para qué sirve el contenedor azul?

El contenedor azul está restringido a los desechos de papel y cartón. Es aquí donde debemos arrojar productos como los periódicos, las revistas, las bolsas de papel, las cajas de los cereales, los folios, las cartulinas, cajas para embalaje, sobres, etiquetas de ropa, libros, libretas sin espirales de aluminio, folletos, papel de regalo, cajetillas de tabaco o cajas de zapatos, por citar solo algunos de ellos. En general, todo cuanto esté fabricado con cartón o papel y no contenga otros materiales, debería acabar en uno de estos contenedores. Y es bastante sencillo.

Al fin y al cabo, en nuestro país existe un contenedor azul por cada 215 habitantes. Estamos rodeados de ellos y, por tanto, supone muy poquito esfuerzo utilizarlos correctamente. Las consecuencias bien lo merecen. Y es que, reciclando, por ejemplo, ocho cajas de cereales, puede producirse un libro totalmente nuevo. La importancia de utilizar el contenedor de papel y cartón es enorme. Después de todo, los recursos de nuestro planeta no son ilimitados. Tenemos que mimarlos. Y, en ello, también juega un papel crucial no cometer errores en el reciclaje.

 

¿Qué es lo que no se puede tirar al contenedor azul?

Una vez hemos aprendido qué tirar al contenedor azul, no resulta muy complicado dilucidar qué no podemos tirar en él. No obstante, hagamos un pequeño repaso para que nos quede mucho más claro. Por ejemplo, ningún producto que contenga plástico podrá acabar en el contenedor azul. Las botellas de plástico, las latas, las tapas y tapones de plástico, las chapas, las bandejas de aluminio, el papel de film, el papel de aluminio, las bandejas de corcho blanco, los tubos de pasta de dientes, las tarrinas de yogur o las bolsas de plástico van al amarillo.

Por otro lado, tampoco podemos depositar en el contenedor azul de reciclaje los productos hechos de vidrio. Eso incluye las botellas de vidrio, los frascos de vidrio de las colonias o perfumes y los tarros de alimentos como los tarros de habichuelas, garbanzos o mermeladas, entre otras cosas. Todos esos productos deberán tirarse en el contenedor verde, el más longevo de todos los contenedores de reciclaje que existen. En concreto, en nuestro país aparecieron hace más de treinta y cinco años.

 

Errores más frecuentes en el reciclaje del contenedor azul

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos identificar una serie de errores bastante frecuentes en relación a qué echar al contenedor azul. El más habitual de todos ellos es tirar ahí los briks. Aunque pueda parecer que están compuestos únicamente por cartón, estos envases también contienen plástico polietileno y aluminio. Por tanto, todos ellos deben ser depositados en los contenedores amarillos de reciclaje. Aunque se han hecho muchas campañas para advertir de este error, todavía muchas personas continúan tirando los briks al azul.

Pero no es el único error habitual. También ocurre muy frecuentemente con las servilletas de cocina, pañuelos y demás productos de papel una vez han sido usados. Pero, en esas condiciones, estos productos deben tirarse siempre en el contenedor de los desechos orgánicos. Y lo mismo ocurre con los pañales. No van en ninguno de los contenedores para reciclar, sino en los contenedores convencionales de basura. Ahora sí. Ahora ya sabes cómo reciclar correctamente en el contenedor azul. Es hora de ponerlo en práctica.