¿Por qué es tan importante la destrucción de documentos en el sector inmobiliario?

destruccion-documentos

¿Por qué es tan importante la destrucción de documentos en el sector inmobiliario?

Las empresas inmobiliarias recogen una gran cantidad de datos sobre sus clientes. Las novedades que de la Ley Orgánica de Protección de Datos ponen a esta clase de empresas en el punto de mira. Si no cumplen con las condiciones aprobadas por la normativa para garantizar una correcta destrucción de datos, se enfrentarán a sanciones muy graves. Por este motivo, hoy tratamos la importancia de la destrucción de documentos confidenciales en el sector inmobiliario.

El nuevo RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) obligó a un gran número de empresas a adaptarse a sus nuevas exigencias. Los agentes inmobiliarios no son una excepción, ya que recopilan una gran cantidad de información sobre sus clientes. Incluso el nombre completo, la dirección o el número de teléfono se consideran datos de esta índole y deben ser custodiados y eliminados según las medidas pertinentes.

 

Cumplir RGPD

Gracias al Reglamento General de Protección de Datos se aporta un nuevo marco legal para la protección de datos. Esta normativa afecta a toda Europa y a todos los ciudadanos europeos. Según estas reglas, las empresas deben asegurar que los clientes den un consentimiento tácito a la utilización de sus datos. También es necesario informarles de que uso se les va a dar y con qué fin. Además, el negocio está obligado a informar de cualquier clase de alteración en la seguridad de los datos. Por lo tanto, cumplir el RGPD implica un mayor compromiso con la privacidad y la gestión de datos.

 

Cumplir LOPD

La Ley de Protección de datos busca asegurar la protección y el tratamiento de los datos de carácter personal. Sus reglas quedan totalmente amparadas dentro del RGPD. Por lo tanto, cumpliendo uno de los dos, aseguramos el cumplimiento del otro. Para cumplir la LOPD basta con estar al corriente de las condiciones del régimen general y ponerlas en marcha.

 

Destrucción de documentos confidenciales en el sector inmobiliario

Toda inmobiliaria realiza estrategias para captar nuevos clientes. También es lo más normal realizar operaciones de compra, venta o alquiler en esta clase de empresas. Al realizar estas acciones, se recogen una gran cantidad de datos que se consideran documentos de carácter privado. Cada cliente deja sus datos para esta clase de gestiones. Además, los empleados y servicios externos también ceden algunos de sus datos para la gestión de nominas o pagos. Por lo tanto, la empresa tiene a su disposición una gran cantidad de información que debe cuidar.

Lo más recomendable es realizar un correcto registro de actividades de tratamiento, imponiendo una política de almacenamiento. De esta forma, los datos se gestionarán de acuerdo a las exigencias que cumplan con la LOPD. Así,  los archivos serán organizados y controlados para asegurar su correcto tratamiento. Dentro de este sistema se tendrá en cuenta el periodo de validez de los documentos, tanto por su uso como por motivos legales.

Gracias a este sistema, aseguraremos que los documentos de carácter personal (y también los de otro tipo) se destruyan llegado el momento. Esto garantiza más espacio y el cumplimiento de la normativa. Sin embargo, para  la correcta destrucción de de datos confidenciales de sector inmobiliario, se deben garantizar medidas de seguridad. De esta manera, se certificará que los datos llegan a ser destruidos sin que hayan podido ser alterados, copiados o extraviados.

 

Destrucción confidencial con certificado en ABDC

Por este motivo, una empresa destrucción documentos confidenciales es la mejor opción para estos casos, especialmente cuando se trata de una inmobiliaria. Esto es así, porque estas empresas manejan grandes cantidades de información. Si cualquiera de estos papeles o archivos se extravía puede ser utilizado con fines ilegales y muy dañinos para los clientes, trabajadores o proveedores. Además, si esto ocurriera, el principal responsable seria la empresa a la que se cedieron tales datos. Una empresa profesional asegura la protección de los datos desde el momento en que los recoge hasta su destrucción, demostrando su correcta eliminación con un certificado oficial.