Destrucción de ropa laboral y uniformes de trabajo

destruccion-ropa-laboral

Destrucción de ropa laboral y uniformes de trabajo

La destrucción de material laboral es un procedimiento que va mucho más allá del mero cumplimiento de las normativas vigentes. Sí, el Reglamento General de Protección de Datos contempla multas de hasta el 4% del total facturado en el ejercicio anterior en caso de incumplimiento. Y la destrucción de datos personales confidenciales, como hemos explicado en multitud de ocasiones, forma parte fundamental de ese cumplimiento. No importa si se trata de una multinacional, una pyme o un autónomo. La destrucción de documentos confidenciales en los casos en que haya un tratamiento de datos personales.

Pero hay otras razones detrás de esa destrucción de material laboral. En el caso de documentos confidenciales, por ejemplo, la razón está clara: se trata de información relevante de tus clientes o del funcionamiento de cada empresa que no queremos que caiga en manos de la competencia. Lo mismo ocurre con los discos duros, en cuyo caso no basta con el formateo, sino que es necesaria su destrucción para hacer irrecuperables los archivos y, de esa manera, ahorrarnos problemas. Hoy queremos hablaros de otra clase de material: la ropa laboral. Todo el vestuario que utilizan los empleados en el ejercicio de sus funciones.

Y es que, en multitud de ocasiones, ese vestuario laboral deja de ser útil. Ocurre, por ejemplo, cuando se produce una renovación del diseño de la ropa de la empresa. O cuando realizamos una sustitución. O cuando se ha visto deteriorado y ya no resulta adecuado. En todos esos casos, esa ropa debe ser destruida, en lugar de permanecer olvidada en algún lugar, tengamos o no tengamos control de él.  ¿Pero por qué es tan importante que se produzca la destrucción del vestuario laboral una vez que ha dejado de tener valor? Vamos a explicártelo a continuación para que no sufras las consecuencias.

 

Ventajas de la destrucción de ropa laboral y uniformes de trabajo

Cuando no se produce la destrucción de ropa laboral, corremos el riesgo de que esa misma ropa acabe en las manos de personas ajenas a la empresa. Es decir, pueden ser reutilizadas para funciones que no están previstas. Esto supone, a su vez, muchos otros riesgos. Para empezar, esa persona o personas pueden acabar accediendo a nuestras instalaciones e, incluso, a las áreas restringidas de nuestro negocio. En otras palabras, puede hacerse pasar por personal de la empresa, con todas las consecuencias que eso puede conllevar para nuestro negocio y el funcionamiento del mismo.

Por otro lado, y más comúnmente, la mayor consecuencia de que personas ajenas a la empresa se apoderen de los uniformes de trabajo es la reputación. La marca de nuestra empresa queda asociada de manera automática a esa persona, por lo que su comportamiento podría menoscabar la reputación de nuestra empresa. Esto, aunque no parezca muy importante, es trascendental. Después de todo, la reputación es uno de los aspectos claves para que un negocio tenga éxito. No podemos dejarlo en manos de personas ajenas a la política y cultura de nuestra compañía.

Por eso en ABDC contamos con el mejor servicio de destrucción de uniformes de trabajo. Solo debes contactar con nosotros y nos encargamos de todo lo demás. Nos desplazamos hasta las instalaciones de su empresa con vehículos de seguridad y trasladamos la ropa empresarial hasta nuestro centro de trabajo. Una vez allí, nuestras trituradoras de última tecnología proceden a la destrucción de tejidos. Un servicio eficiente pensando para las empresas que desean, por encima de todo, proteger su marca. Además, los tejidos resultantes son transportados a una planta de reciclaje. Un valor añadido para tu marca.

¿Tienes ropa laboral que ha perdido su utilidad y no sabes qué hacer con ella? Cuenta con nosotros.