¿Cuáles son las diferencias entre reciclar y destruir documentos?

destruir-documentos-confidenciales

¿Cuáles son las diferencias entre reciclar y destruir documentos?

Una gran cantidad de artículos y productos que se encuentran en nuestras casas o negocios pueden ser reciclados, incluyendo también todo el almacenamiento de datos, ya sea de forma digital o escrita. Cuando ha transcurrido el plazo legal durante el cual se deben guardar estos archivos, estos simplemente acumulan espacio. Además, mucha de esta información debe ser eliminada por ley para cumplir con la normativa vigente de protección de datos. Para deshacernos de toda la documentación que ya no sirve se puede confiar en una empresa especializada o realizarlo por nosotros mismos, teniendo que invertir en tiempo y medios para realizarlo. Cuando buscamos estos servicios encontramos negocios que se encargan de la destrucción de documentos y otros de reciclaje de los mismos, servicios muy distintos y que hoy matizaremos en profundidad.

 

Reciclaje vs destrucción de documentos

La principal diferencia es que en una empresa dedicada a la destrucción de documentos nos garantiza evitar consecuencias negativas con la ley de protección de datos. Al contratar sus servicios, la empresa se hace responsable de recoger los documentos para destruir, transportarlos y eliminarlos correctamente. Además, al finalizar el proceso, contaremos con un certificado de destrucción, un documento completamente legal que nos servirá para atestiguar que los documentos fueron destruidos de forma segura. Por el contrario, en las empresas de reciclaje solamente se recoge el papel a reciclar sin obtener nosotros ninguna clase de albarán o de documentación que nos sirva para justificar la destrucción de la documentación, por lo que se entiende que el reciclaje se utiliza para información que no sea valiosa ni que figuren datos de otras personas.

Además, cabe señalar que contar con una empresa de destrucción de documentos no significa que no se vaya a reciclar. El papel triturado que se obtiene después del proceso de eliminación de archivos, se lleva a un centro de reciclado. Sin embargo, antes se realizan las medidas pertinentes para asegurar que el papel ha sido triturado en partículas pequeñas y que los datos se pueden considerar destruidos. De esta forma, todos los nombres, la información de cuentas, seguridad social y otros datos valiosos y privados son transportados de forma segura, eliminados de manera eficiente y, una vez sean irrecuperables, son reciclados.

En el caso de las empresas destructoras de documentos confidenciales, los archivos son transportados bajo atentas medidas de seguridad que garantizan que no se extravíe ningún documento. Sin embargo, en las empresas de reciclaje se utiliza un transporte normal, por lo que cualquier hoja puede caer o perderse. Si alguien encontrará estos papeles podría hacer lo que quisiera con los datos que figuran en el documento. Además, una vez llegan los documentos al centro de reciclaje, estos se amontonan junto con otros objetos a la espera de que se consiga una cantidad suficiente para reciclarlos juntos. De esta forma, volvemos a encontrar fallos en la seguridad y protección de nuestros datos, ya que seguramente no dispongamos del volumen suficiente y deban esperar un tiempo hasta ser reciclados.

 

El reciclaje de equipos informáticos

 Un tema de gran interés es lo que se debe hacer con los datos digitales, ya que estos pueden conservarse en los discos duros y otras formas de almacenamiento digital. Deshacerse de estos dispositivos de cualquier manera puede suponer graves consecuencias, ya que en su interior quedarían una gran cantidad de documentos con datos privados que deben ser eliminados totalmente para cumplir con la normativa vigente.  El reciclaje de residuos electrónicos es posible si se realiza de forma segura con servicios profesionales especializados en estos casos. De esta forma, quedarían eliminados los componentes más peligrosos del artículo, reciclando el resto del aparato para ayudar a conservar el medio y los recursos.  Además, para el reciclaje de un equipo informático se deben tener en cuenta las leyes al respecto, que cambian según cada país.