¿Qué es el dumpster diving?

dumpster-diving

¿Qué es el dumpster diving?

La basura de un hombre es el tesoro de otro. Ese es el trasfondo filosófico que guía a aquellos que llevan a cabo el dumpster diving (buceo en basurero), la práctica que consiste en buscar en los contenedores de basura para encontrar materiales y productos útiles que otras personas han desechado. La mayoría de personas lo hacen por necesidad, mientras que otros lo hacen como parte de una vida frigana. Sin embargo, existe otro grupo de personas que lo realizan con intención de obtener documentos confidenciales con los que lucrarse.

 

¿Cómo roban los documentos de las papeleras?

En el artículo de hoy queremos centrarnos en este último grupo. El de las personas que practican el dumpster diving para obtener informaciones privadas con las que conseguir beneficios a través de un uso ilícito de estas mismas. Informaciones que pueden ser tanto de la propia empresa como de los clientes, los trabajadores o los proveedores. En el primer caso, los resultados pueden ser pérdidas tanto económicas como reputacionales. En el segundo caso, el resultado puede ser una sanción LOPD por incumplimiento de la propia normativa.

¿Cómo lo hacen? Los delincuentes que persiguen documentos confidenciales de las empresas conocen dónde se encuentran los contenedores próximos a las oficinas. Aunque muchos simplemente rebuscan de modo aleatorio en busca de documentos, muchos otros seleccionan específicamente a las empresas con detenimiento. Desde su punto de vista, hay compañías mucho más productivas que otras. Compañías que manejan más documentos con datos personales de terceros a diario. Esas son sus empresas-víctima favoritas.

 

Medidas para prevenir el dumpster diving

La Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, más conocida como Ley Orgánica 3/2018 o simplemente LOPD, es una normativa que transpone al ordenamiento jurídico español todas las directrices obligatorias del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Una normativa en la que se detallan minuciosamente las acciones que tienen que realizar las empresas para proteger a toda costa privacidad y confidencialidad de los datos que tratan. También, indirectamente, frente al dumpster diving.

Porque una de las partes más importantes de la LOPD refiere a la destrucción de documentos confidenciales. En concreto, a las características que debe contener dicho procedimiento para que verdaderamente funcione a la hora de proteger los datos personales almacenados por una empresa. En ese sentido, tirarlos simplemente al contenedor de basura no solo resulta peligroso para la propia organización por la posibilidad de que alguien los adquiera mediante dumpster diving. También resulta completamente ilegal. La LOPD es muy clara.

 

Destrucción confidencial en oficinas

¿Cómo evitar entonces que un recolector de residuos urbanos termine tomando posesión de los documentos de carácter confidencial de nuestra empresa? Pues hay dos alternativas. La primera es que la empresa adquiera un sistema de trituración profesional que permite destruir los documentos de manera segura una vez ha terminado su vida útil. Recuerda, eso sí, que los documentos están categorizados por niveles de seguridad en función de la clase de datos personales que contiene y que dichos niveles determinan las partículas a las que deben reducirse.

La recolección urbana, como se conoce al dumpster diving en español, es una práctica frente a la que podemos protegernos cuando hablamos de documentos privados. Porque no solo contamos con esa primera alternativa de destrucción interna. También podemos ponernos en mano de empresas especializadas en la destrucción de todo tipo de documentos confidenciales. Una empresa como Beck. Una capaz de proporcionarte certificados oficiales de destrucción que garanticen que has cumplido con tus obligaciones frente a la LOPD. Cómodo y sencillo.