La economía circular en la Unión Europea

economía-circular-union-europea

La economía circular en la Unión Europea

El ser humano, como civilización, ha sobreexplotado durante las últimas décadas los recursos disponibles en la naturaleza. Eso resulta preocupante. No solo por la limitación de muchos de estos recursos, que son consumidos a ritmo superior del que se regeneran. También, y muy especialmente por la contaminación provocada mediante la explotación de los mismos. Hasta tal punto que estamos llegando a un punto crítico. Para paliarlo han aparecido conceptos y dinámicas como la economía circular de reciclaje. En este artículo te contamos en qué consiste.

 

Definición de economía circular

Durante todas estas décadas tan destructivas el modelo económico ha sido lineal. Un modelo basado en producir y consumir bienes y servicios atendiendo al corto plazo. Teniendo en cuenta los tiempos que necesita la tierra y los recursos para recuperarse, dicho modelo económico resulta insostenible. En cambio, el modelo de economía circular trata de llevar a nuestra economía una máxima de la naturaleza. ¿Cuál? Que nada es desperdiciado, sino que adopta una nueva forma o es reutilizado para dar vida a otro elemento nuevo. Muy distinto de la economía lineal.

Porque en la economía circular el objetivo es fabricar los productos de consumo con materiales biodegradables que, una vez hayan agotado su vida útil, puedan volver a la naturaleza de manera orgánica. Tal y como ocurre en la propia naturaleza de manera natural y sin intervención humana. En cuanto a los materiales que no puedan ser absorbidos por la tierra de manera sostenible, el concepto de economía circular aboga por que tengan una segunda vida reutilizándose o reciclándose. De esa manera, poder servir como materia de nuevos productos.

En pocas palabras, podríamos decir que la premisa fundamental de la economía circular es que los residuos sean convertidos en recursos. Pero esto es solo la punta del iceberg. En realidad, la definición de economía circular abarca muchas otras premisas importantísimas. Como reutilizar, aprovechar energéticamente aquellos residuos que no pueden ser reciclados, eliminar los combustibles fósiles como fuente de energía u optar por las energías renovables. Prácticas que, por separado y especialmente juntas, colaboran en la protección del medioambiente.

 

Una economía que fomente el reciclaje en Europa

Una vez conocemos qué es la economía circular podemos analizar en qué situación se encuentra en la Unión Europea. Y es que la comunidad considera que el reciclaje, aunque muy importante a la hora de dar sostenibilidad a nuestro consumo, resulta insuficiente para convertirnos en una sociedad realmente ecológica. En ese sentido, la Comisión Europea adoptó el año pasado un paquete de medidas dirigidas a impulsar la economía circular. Ahora, economía circular y Unión Europea parecen conceptos inseparables.

¿Pero qué medidas específicas son esas? Pues, por ejemplo, unos Fondos Estructurales y de Inversión Europeos de 5.500 millones de euros para la gestión de los residuos, un programa de financiación de la investigación y de la innovación de la Unión Europea Horizonte 2020 con 650 millones de euros, la financiación del proyecto para el reciclado de GreenFiber International por parte del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas o la presencia de LIFE+ o COSME como instrumentos de financiación para proyectos medioambientales.

De manera aún más específica, la Unión Europea invierte y trabaja en aspectos de la economía circular como la eficiencia en el uso de recursos, las inversiones bajas en carbón, la competitividad de las pymes, la innovación o la reutilización del agua. Como ves, la Unión Europea ha apostado por un modelo que cambie para siempre esta manera de funcionar como sociedad que ha traído tantos efectos negativos al medioambiente, los hábitats y los animales que los habitan. La economía circular de residuos es el futo. Nuestro futuro.