El Internet de las cosas

internet de las cosas

El Internet de las cosas

Existe un concepto un tanto abstracto que va ganando popularidad con el paso del tiempo. Se trata del famoso Internet of Things. ¿No sabes de que se trata? No te preocupes, hoy analizamos este término. La idea general a la que hace referencia es a la posibilidad de que todos los objetos cotidianos que nos rodean pudieran estar conectados a Internet.

Seguro que estás pensando que es imposible que exista tal nivel de interconexión e interactividad. Sin embargo, esta posibilidad se viene desarrollando desde hace unos 30 años. No hay más que ver los hogares inteligentes o casas del mañana que hoy en día ya son una realidad. Cada día estamos más cerca de que el Internet de las cosas realmente funcione.

 

Qué es el Internet de las cosas

 

La correcta definición del Internet de las cosas lo describe como la interconexión digital de objetos cotidianos con internet.  Esto supondría que la red serviría para unir objetos más que para unir personas. Pero… ¿Cómo se pueden conectar los objetos que me rodean a Internet? La idea sería conseguir que todos los objetos físicos tuvieran incorporada una etiqueta, un código. Se trataría de un hardware especializado que permite que este se conecte a Internet o que realice diferentes acciones cuando se le programe para ello o emitiéndolas de manera remota al momento.

Este concepto nace a finales de los años noventa. Su origen esta en los estudios de radiofrecuencia y tecnologías de sensores. Desde entonces se ha ido desarrollando la propuesta hasta nuestros días. Aunque todavía no existe de manera habitual, ya hay muchos sistemas que nos permiten disfrutar de las ventajas del Internet de las cosas en ciertos dispositivos.

Ahora que sabes que es el internet de las cosas, ¿imaginas poder encargar a tu impresora que te tenga listas las fotocopias que necesitas para el trabajo sin tener que levantarte de la cama? ¿Encender la calefacción desde tu trabajo para que al llegar la casa este calentita? Existen un sinfín de posibilidades que harían nuestra vida un poco más cómoda.

Ventajas del Internet de las cosas

 

Como puedes imaginar, son muchas las ventajas de Internet de las cosas. La mayoría están relacionadas con las posibilidades de comunicación, cooperación y actuación. No solamente entre los propios objetos sino también entre las personas y los objetos. Es como si pudiéramos comunicarnos directamente con nuestros accesorios domésticos para solicitarles servicios y asegurar que cumplan nuestros horarios y gustos.

Además, esta interconectividad supone una mayor cantidad de información. Todos los datos estarán a disposición de cualquiera a través de la nube digital. Esto nos permite disponer de análisis más exhaustivos sobre el estado y el desarrollo de cada labor o tarea. Podremos controlar tanto los tiempos como la calidad de cada trabajo realizado por nuestros objetos. Lógicamente, todo esto repercute tanto en el tiempo como en el dinero. En ambos casos se produce un significativo ahorro.

 Desventajas del Internet de las cosas

 

Nada es perfecto. El Internet de las cosas también tiene sus desventajas. El principal problema podría ser la falta de privacidad. Debido a este sistema, todos los datos personales de cada persona podrían ser recogidos por terceros. Se debería regular de una forma especial la protección de datos para adaptarla a este nuevo sistema.

Además, no es un recurso totalmente seguro. Ten en cuenta que cualquier malware podría dañar a todos los objetos conectados. De hecho, es un sistema bastante vulnerable, ya que se podría hackear el software y acceder de golpe a todos los archivos. Esto podría suponer un riesgo para todos los datos de carácter personal, pudiendo derivar en consecuencias muy negativas.

Las normativas vigentes obligan a la eliminación y destrucción confidencial de documentos que contengan información de carácter personal. Lógicamente, esto se hace para salvaguardar la identidad y los datos privados de las personas. Sin embargo, si Internet de las Cosas realmente se utilizará, toda esta información quedaría registrada de manera permanente en la nube.