Máquinas de reciclaje

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el corazón.

    Máquinas de reciclaje

    Las máquinas de reciclaje o reserve vending consiste en introducir latas o botellas utilizadas en la máquina a cambio de dinero. Estos aparatos comprimen tanto el metal como el plástico para poder guardarlo en su interior. Estas máquinas garantizan beneficios para el negocio que las tiene instaladas porque ofrece una imagen ecológica e innovadora, ya que en España pocos comercios cuentan con este tipo de aparatos. Además, los usuarios que las utilicen pueden recuperar parte del dinero que utilizaron al comprar un refresco o conseguir tickets para gastar en los comercios que cuenten con estas máquinas. Pero, ¿cómo funcionan estas máquinas de reciclaje? ¿Dónde puedes encontrar máquinas de reciclaje en España?

    Qué son las máquinas para reciclar

    Las máquinas para reciclar, también conocidas como reverse vending, son unos aparatos que permiten directamente a los consumidores reciclar botellas y latas a cambio de dinero. Este tipo de máquinas se empezaron a utilizar por primera vez en España en las Islas Canarias, pero ya se encuentra en diferentes puntos de nuestro país como Zaragoza, Jaén, Toledo, Cataluña, Pontevedra, Murcia o Cádiz, entre otras provincias españolas. Diferentes países miembros de la Unión Europea, como Alemania, ya utilizaban estos métodos de reciclaje para reducir el impacto medioambiental del plástico, del vidrio y del metal.

    Qué se puede reciclar en estas máquinas

    Cada máquina de reciclaje está destinada para tu tipo de material, al igual que los contenedores donde puedes tirar las latas, el plástico y el vidrio.

    Qué se puede reciclar en estas máquinas

    Latas

    Las máquinas de reciclaje de latas se pueden encontrar en diferentes supermercados o estaciones de transporte público. Suelen ser de color amarillo y en algunas ocasiones también aceptan plástico.

    Latas

    Vidrio

    La máquina reciclaje de vidrio es menos habitual, ya que este tipo de botellas no pueden comprimirse de una manera tan sencilla. Por ello, si quieres reciclar tus botellas de vidrio, tendrás que seguir haciéndolo en los contenedores de vidrio, porque será complicado que encuentres máquinas de reciclaje para este tipo de material.

    Plásticos

    Las máquinas de reciclaje de plástico son muy similares a las anteriores y suelen aceptar también latas, ya que al igual que en los contenedores de la calle, el plástico y las latas, siempre que estén limpias, van a la misma basura.

    Cómo funcionan estas maquinarias

    El nombre de este proyecto en España se llama Reciclos y para poder utilizarlo tendrás que descargar una aplicación en tu móvil.

    • Descarga la aplicación

    Ecoembes ha creado una aplicación para tu smartphone compatible con Android y con iOS que tendrás que descargar para poder empezar a utilizar estas máquinas.

    • Escanea el QR

    Una vez tengas descargada la aplicación, tendrás que escanear el código QR que hay en la máquina, para poder enlazar tu móvil con el aparato. Tendrás que hacer fotos tanto de las latas y las botellas que has consumido antes de introducirlas dentro de la máquina. El código de barras siempre tendrá que ser legible.

    • Introduce los envases

    Introduce en la máquina todos los envases que quieras reciclar. Solo introduce aquellos que acepte el aparato, es decir, si solo acepta latas y plástico, tendrás que introducir este tipo de materiales utilizados. Si acepta botellas de vidrio tendrás que poner las que estén compuestas por este material. Además, solo podrás introducir los envases que vendan en el establecimiento donde está la máquina de reciclaje.

    • Recibe dinero y descuentos

    El mayor atractivo de estas máquinas para reciclar envases utilizados es que cuando acabes el proceso recibirás en tu teléfono móvil o en físico dinero y descuentos que podrás utilizar en los establecimientos que estén asociados a este tipo de iniciativas. En España, a día de hoy solo te pagan un céntimo por lata o por botella reciclada, mientras que en otros países europeos te pagan hasta 25 céntimos.