Funcionamiento en una planta de clasificación de residuos

Funcionamiento en una planta de clasificación de residuos

La correcta gestión de los residuos se ha convertido en más que una opción: se ha convertido en una obligación. Tanto para las instituciones públicas como para las empresas y consumidores. Sin embargo, muchos de estos últimos tienen muchas dudas acerca de la efectividad del reciclaje, una de los procesos más relevantes dentro de la gestión de residuos. Es lógico: hay mucho desconocimiento acerca de cómo tienen lugar algunos de ellos. Por eso en nuestro blog vamos a analizar que es y cómo funciona una planta de tratamiento de residuos.

 

Planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos o industriales

Antes de profundizar en el funcionamiento de una planta de clasificación de residuos sólidos urbanos, como es conocida realmente, vamos a definir en qué consiste exactamente esta instalación. Para ello, diremos que una planta de clasificación de residuos sólidos urbanos, también llamada planta de selección, es un espacio donde se separan las distintas porciones de un residuo para prepararlas para su posterior comercialización. Son por tanto un elemento fundamental en la cadena de gestión de residuos. Clave para el cuidado medioambiental.

A la planta de selección de residuos llegan productos introducidos por los consumidores en los contenedores de basura orgánica y en los contenedores amarillos (ya explicamos qué productos debemos introducir aquí en nuestro post sobre cómo reciclar envases de plástico). Y es que los productos depositados en los contenedores azules y en los contenedores verdes son enviados directamente a las plantas recicladoras, donde se transforman en material reciclado que permite la creación de nuevos productos de manera más sostenible.

Como apuntábamos, la planta de residuos separa las diferentes partes de los mismos. Una vez realizada la tarea correctamente, la propia planta deriva los diferentes materiales a diferentes instalaciones. En el caso de materia orgánica proveniente de los contenedores orgánicos, es enviada a las plantas de compostaje donde acaba siendo compost, un producto muy provechoso para la agricultura y la jardinería. En el caso de los subproductos para el reciclaje son enviados a las plantas recicladoras. Y los rechazos orgánicos a los depósitos controlados.

 

¿Qué hace una planta de residuos?

Ahora que conocemos cuáles son los objetivos principales de una fábrica de residuos podemos profundizar en aquello que verdaderamente hace. Es decir, los procedimientos concretos a través de los cuales cumple con esos objetivos. En ese sentido, lo primero que realiza la planta de tratamiento de residuos es recibir los residuos que han sido recolectados selectivamente y colocarlos en una gran cinta donde son separados los residuos grandes del resto de residuos. Un procedimiento muy importante para optimizar los procesos siguientes.

¿Qué procesos? Primero la apertura automática de las bolsas. Una acción que facilita que los trommeles separen los residuos en tres grupos en función de sus tamaños. Posteriormente, y mediante aspiración, se separan todos los productos plásticos del resto. Ahora un sistema de separación magnética hace lo propio con los metales que provienen del hierro y luego un sistema de separación por inducción extrae los metales no férricos. Esta es una parte muy importante de la tarea de una planta de clasificación de residuos.

Una vez realizado, los residuos llegan al área de rechazo. Quedan ahí los materiales que no son recuperables de ninguna manera. Por último, una prensa embala los residuos recuperados y se dejan en un área de almacenamiento hasta que son transportados. Así es el funcionamiento pormenorizado de las plantas de tratamiento de residuos sólidos urbanos. Pero también existen plantas de tratamiento de residuos industriales, que hacen lo propio con los residuos generados por las empresas.