Soluciones para la basura electrónica

Soluciones para la basura electrónica

Hace muy poquito os hablamos del concepto de basura electrónica. Un concepto que comenzó a emplearse durante esta última década como consecuencia de la explosión informática en nuestra sociedad. Y es que ya veníamos utilizando aparatos eléctricos y electrónicos, pero no con la voracidad actual. De hecho, se estima que los ciudadanos de los países occidentales cambiamos de teléfono móvil cada quince meses de media. Es una cifra completamente loca. Por eso hoy plantearemos soluciones para la basura electrónica.
 
 

Daños de la basura tecnológica

Pero antes debemos evaluar adecuadamente cuáles son los daños de la basura tecnológica en el mundo. Tan solo así podemos hacernos una idea de la importancia que tiene encontrar e implementar soluciones para la basura electrónica. Después de todo, resulta mucho más sencillo continuar con nuestra producción loca y nuestro consumo sinsentido cuando no vemos las consecuencias que tienen en el medio ambiente. Porque la tienen. Y son consecuencias muy pero que muy graves. Consecuencias químicas.
 
Al fin y al cabo, los aparatos electrónicos contienen diferentes elementos que terminan emitiendo químicos a la atmósfera, el agua y el suelo. En otras palabras: dichas sustancias químicas penetran poco a poco en las cadenas alimenticias, afectando tanto a los seres humanos como al resto de los animales. ¿Un ejemplo de los químicos de los aparatos electrónicos? El plomo que poseen los monitores y las baterías. Una sustancia que afecta al sistema nervioso de los animales. Esto nos exige soluciones para la basura electrónica.
 
Pero no solo plomo. Las baterías recargables también contienen cadmio, un metal pesado capaz de provocar cáncer y desórdenes psicológicos, entre otras afecciones. A esos dos elementos debemso añadirles mercurio y selenio, otros dos componentes químicos capaces de generar graves daños en nuestro organismo como en el organismo de muchas otras especies. Incluso algunos conductores y semiconductores contienen arsénico, una sustancia cancerígena. ¿Con qué soluciones para la basura electrónica contamos?
 
 

Qué hacer ante la basura informática

Como ocurre con el resto de residuos que generamos los seres humanos, las principales soluciones para la basura electrónica pasan por aplicarle las tres erres del reciclaje. La primera de ellas es reducir. En este sentido, debemos cambiar como sociedad. Las empresas tecnológicas incentivan una renovación de equipos y productos informáticas totalmente innecesaria. Y los consumidores caemos en ella. Debemos aumentar la capacidad de control y adquirir dispositivos únicamente cuando los necesitamos.
 
 

Basura cibernética, soluciones

La segunda de las soluciones para la basura electrónica contemplada en las tres erres es la reutilización. Y es que en muchas ocasiones los dispositivos electrónicos continúan siendo útiles. Aunque no posean esta nueva utilidad diseñada por las marcas tecnológicas o aunque algún apartado no funciona a la perfección, sí pueden ser reaprovechadas por personas con pocos recursos. ¡Dona tus dispositivos! Es una manera genial de proteger el medio ambiente y, al mismo tiempo, ayudar a otras personas.
 
 

Soluciones para parar la basura electrónica

Por último, otra de las soluciones para la basura electrónica consiste en el reciclaje. Es muy importante a este respecto que no depositemos los dispositivos electrónicos en los contenedores convencionales. Al fin y al cabo, tienen sus propios contenedores especiales. Localízalos en tu ciudad y lleva los dispositivos que ya no te resulten útiles a un punto limpio, donde un especialista se hará cargo de ellos. Esto es una tarea global en la que todos tenemos mucho que perder y mucho que ganar. ¡Juntos podemos!