Basura tecnológica

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el coche.

    Basura tecnológica

    En el blog de Beck Destrucción Confidencial, empresa especializada en la gestión de residuos, ya hablamos y ampliamente en el pasado de los residuos electrónicos, enmarcados dentro de los llamados residuos raee o residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Y, en cierto sentido, estos residuos merecen más atención y más literatura dado que producen un alto impacto ecológico en nuestro planeta. Tanto cuando se trata de su producción como cuando se trata de su desecho. ¿Pero qué es la basura tecnológica?
     
     

    Qué es la basura tecnológica

    Los seres humanos dependemos de la tecnología que nosotros mismos hemos desarrollado. Esta tecnología nos ha permitido elevarnos por encima de la naturaleza y obtener un dominio casi total de sus recursos. Eso está bien en cierto modo pues ha traído mucho bienestar a nuestra especie. Sin embargo también ha llevado a nuestro medioambiente al límite. A fin de cuentas, y según MarketWatch, las personas cambian de móvil a los quince meses. Imagínate la cantidad de basura tecnológica que generamos entonces.
     
    Porque no se trata solamente de los teléfonos móviles. Para comprender qué es la basura tecnológica hay que comprender qué representa el concepto tecnología en este caso. Y en el mismo englobamos a móviles, a ordenadores portátiles y demás equipos de informática, a equipos de telecomunicaciones, a aparatos para consumo electrónico, a paneles fotovoltaicos, a televisores, a monitores, a pantallas, a lámparas LED y hasta a máquinas expendedoras. Y todo junto crea una inmensa cantidad de desechos tecnológicos.
     
     

    Basura tecnológica

    Por eso es trascendental que todos trabajaremos en pos del reciclaje de la basura electrónica. Pero todos. Es una responsabilidad de los gobiernos europeos, nacionales y locales, pero también de las organizaciones sin o con ánimo de lucro y por supuesto de los consumidores. Según la Organización de las Naciones Unidas, en el año 2018 el ser humano produjo 48,5 millones de toneladas de basura tecnológica. Es fácil imaginar hasta qué punto alcanza el impacto de la basura tecnológica en el medio ambiente.
     
     

    Qué es la basura tecnológica

    Ahora ya sabes qué es la basura tecnológica. Sin embargo, resulta descorazonador que tan solo un 20% de esas 48,5 toneladas fuera reciclado. Las consecuencias de la basura tecnológica en el mundo son serias. Y tienen que ver, en primer lugar, con la contaminación directa de los ecosistemas. A fin de cuentas, todos esos aparatos eléctricos y electrónicos están conformados por una gran variedad de materiales. Entre ellos, tanto plásticos como metales, altamente tóxicos para los hábitats naturales del planeta Tierra.
     
     

    Basura tecnológica

    Y, en segundo lugar, porque no reciclar la basura tecnológica implica no reaprovechar parte de sus recursos, lo que a su vez implica explotar aún más la Tierra para producir nuevos recursos. Eso, además de generar el esperado impacto en los ecosistemas naturales, en los animales y en las personas que viven alrededor, es un agravante también del cambio climático. Por eso necesitamos tener muy en cuenta el impacto de la basura tecnológica en el medio ambiente y poner de nuestra parte para minimizarlo cuanto sea posible.
     
     

    Consecuencias de la basura tecnológica

    Ahora ya conocemos algunas de las consecuencias de la basura tecnológica en el mundo. ¿Cómo reducir la basura tecnológica entonces para cuidar del medio ambiente? Es importante recordar la popular ley sobre las tres erres del reciclaje: reducir el consumo, reutilizar los productos y reciclar. Así lo primero que hay que hacer es preguntarse si necesitamos comprar ese aparato. Lo segundo es pensar qué uso podemos darle, en lugar de tirarlo. Y lo tercero es, en caso de tirarlo, hacerlo en un punto limpio. Siempre y sin excusas.