Clasificación de residuos

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el coche.

    clasificacion-residuos

    Clasificación de residuos

    En uno de nuestros artículos más recientes hablamos acerca del concepto de residuo. Sin duda alguna, uno de los mayores problemas con los que tenemos que lidiar en una sociedad de consumo superpoblada. Existe una enorme cantidad de desecho en cada segundo. Producimos mucho más de lo que podemos gestionar. Y esto es una amenaza para el planeta. Paliarlo pasa por optimizar la capacidad de gestión. Y para eso es muy importante tener clara la clasificación de los residuos. Te lo contamos todo.
     
     

    Residuos clasificación

    Clasificar la basura es una necesidad imperiosa dado que cada material requiere un tratamiento diferente. En este sentido, conocer la clasificación nos permite implementar las medidas de seguridad que puedan ser necesarias, depositar los residuos en el lugar indicado y, en definitiva, proceder de manera que el residuo no contamine y, en caso de poder ser reciclado, sea reciclado. Pero existen muchas maneras de clasificar estos residuos. Una de ellas es en función del origen que tienen. ¿Dónde se generan?
     
    Así, podemos encontrar en primer lugar los residuos domiciliarios. Son aquellos producidos en el hogar con normalidad y solemos identificarlos como «la basura». En segundo lugar hallamos los residuos municipales, que son aquellos recabados como resultado de la limpieza pública de las calles. En tercer lugar, están todos los residuos industriales. Le acompañan, para acabar, los residuos sanitarios y los residuos de construcción. Ahora ya conoces una de las formas de clasificación de residuos. Pero hay más.
     
     

    Clasificación de residuos sólidos

    Otra manera de clasificación de los residuos sólidos es en función de su biodegradabilidad. Y aquí la cosa es mucho más sencilla porque encontramos dos opciones únicamente. Por un lado, los residuos orgánicos, y por otro lado los residuos inorgánicos. En el primer caso encontramos los restos de alimentos y los papeles, yendo los primeros al contenedor naranja de las ciudades y los segundos al contenedor azul, tal y como nos encargamos de explicar en nuestro artículo acerca de los colores de la basura en España.
     
    En cuanto a los inorgánicos, la gama de opciones es bastante más amplia. Aquí encontramos desechos como las latas, las botellas, los plásticos en general o los metales. En general, materiales cuya composición impide que se desintegren poco a poco o, al menos, que lo hagan en un corto plazo de tiempo. En ese sentido, estos residuos son mucho más contaminantes y dañinos para el planeta. Pero hablamos de residuos dañinos, nos queremos adentrar en la clasificación de residuos peligrosos.
     
     

    Clasificación de residuos peligrosos

    Porque esta es otra de las posibles maneras de clasificación de los residuos: esa que divide entre residuos no peligrosos y residuos peligrosos. Entre estos últimos encontramos, a su vez, una enorme variedad. Están los residuos peligrosos corrosivos como el ácido sulfúrico. Las medidas de seguridad en torno a su gestión y su tratamiento son muy estrictas por motivos obvios. Y lo mismo ocurre con otra de las categorías: residuos peligrosos por reactividad química. Además de corroer pueden provocar explosiones.
     
    Precisamente vinculada a las explosiones encontramos el siguiente subgrupo: los residuos explosivos. Y los residuos peligrosos inflamables son primos hermanos. Además, encontramos otras dos variedades de estos residuos tan peligrosos: los residuos tóxicos y los residuos radioactivos. El uranio y el plutonio son dos muy conocidos. Por supuesto, todas las empresas que tratan con estos residuos deben cumplir con las medidas de seguridad estipuladas según la clasificación de residuos peligrosos.