Delegado de protección de datos

delegado-proteccion-datos

Delegado de protección de datos

La Ley Orgánica de Protección de Datos y garantía de los derechos digitales (LOPD-GDD) entrada en vigor en diciembre de 2018 trajo consigo numerosas novedades. Entre otras, esta ley, una transposición a nuestro ordenamiento jurídico del Reglamento General de Protección de Datos elaborado por la Unión Europea, nos introdujo cuestiones tan importantes como el protocolo de destrucción de documentos o la nueva figura del delegado de protección de datos. Es de este último del que hablaremos en este artículo.
 
 

Delegado de protección de datos definición

El delegado de protección de datos, conocido en inglés como data protection officer, es el encargado de la supervisión del cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos en el seno de una organización, sea comercial o institucional. En ese sentido, se trata de un profesional con una enorme conocimiento sobre esa normativa, lo que le proporciona una visión cualificada acerca de los procedimientos que pudieran poner en riesgo el respeto de la misma. La pregunta es: ¿se trata de una figura obligatoria?
 
La respuesta es depende. Y es que la figura del delegado de protección de datos es obligatoria en muchos casos, mientras que meramente opcional en muchos otros. ¿En qué casos es obligatoria? Pues en el seno de las administraciones públicas, en empresas que manejan una enorme cantidad de datos personales de otros y en organizaciones donde el derecho de la Unión Europea o el derecho nacional exijan un delegado. Ahora bien, ¿cuáles son las funciones específicas del delegado de protección de datos?
 
 

Función del delegado de protección de datos

Ya conocemos la definición del delegado de protección de datos. Sus funciones son múltiples y variadas. En este apartado vamos a centrarnos en aquellas más habituales y que debe desempeñar de una manera no opcional. Por ejemplo, proporcionar información y asesoramiento acerca de las obligaciones en materia del derecho a la protección de datos tanto al responsable y al encargado del tratamiento de datos personales de terceros como a los empleados de cualquiera de estos dos.
 
Después de todo, el cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos debe realizarse de una manera completamente integral. Eso implica que todos los departamentos y todos los empleados deben cumplir con dichas obligaciones. De lo contrario, la empresa podría ser multada por la Agencia Española de Protección de Datos. Unas sanciones que pueden alcanzar unas cuantías muy elevadas. Es por eso que otra función del delegado de protección de datos es la supervisión del cumplimiento.
 
Pero no solo eso. La función del delegado de protección de datos también es cooperar con la autoridad y actuar como punto de contacto entre la organización y dicha autoridad. Incluso mediar cuando hay casos de reclamaciones por parte de titulares de datos personales. Como podemos comprobar, se trata de una figura muy compleja con una participación muy activa en el cumplimiento de las normativas relativas al derecho acerca de los datos personales. Una figura que requiere preparación.
 
 

Figura del delegado de protección de datos

Por eso podemos encontrar cursos para la certificación del delegado de protección de datos. Cursos en los que los profesionales adqueiren todos los conocimientos acerca del Reglamento General de Protección de Datos y acerca de la Ley Orgánica de Protección de Datos, además de habilidades concretas necesarias para cumplir con sus funciones en el seno de una organización o una empresa. Recuerda: no todas las empresas deben contar con esta figura, pero aquellas que están obligadas deben tenerlo para evitar sanciones.