¿Es legal usar cámaras de seguridad en el trabajo para grabar a los empleados?

es-legal-poner-camaras-en-el-trabajo

¿Es legal usar cámaras de seguridad en el trabajo para grabar a los empleados?

Cada vez son más las empresas que hacen uso de las cámaras de seguridad en el trabajo. Es una práctica muy recurrente en lugares donde los empleados estén en contacto con dinero u objetos que son fácilmente usables o transportables. De esta forma, los negocios tratan de asegurar el control y evitar posibles robos hacia la empresa, tanto por parte de los clientes como de los propios trabajadores.  El material registrado constituye una prueba ante cualquier hurto y también puede suponer una forma de control laboral, al registrar las entradas y salidas, además del correcto desempeño de las responsabilidades de cada cargo.

 Sin embargo, esta práctica no cuenta con una legislación detallada y clara en ningún país de Europa, incluyendo a España entre ellos. Por lo tanto, aunque pueda suponer un buen sistema para el negocio hay una normativa vigente que tiene muchos matices y debe tenerse en cuenta antes de decidir utilizar la vídeo vigilancia. Por este motivo, hoy vamos a hablar sobre si es legal poner cámaras en el trabajo y los requisitos que la ley exige para su aprobación.

 

¿Es legal poner cámaras en el trabajo?

 La respuesta es sí, la decisión del Tribunal Constitucional ante la denuncia de una trabajadora de Inditex concluyó que las empresas tienen permitido instalar cámaras que graben a los empleados durante el desempeño del trabajo en sus instalaciones. Sin embargo, existen varias condiciones y requisitos a cumplir.

 

Requisitos para instalar vídeo-vigilancia en el trabajo

 La empresa está obligada a ofrecer información previa sobre estos dispositivos. Por lo tanto, debe colocar un distintivo que informe de la existencia de cámaras en un lugar visible, ya sea en la zona vídeo-vigilada o en la entrada o escaparate del negocio. Esta señal deberá añadir la referencia a la Ley Organiza de Protección de Datos, indicar el responsable de los derechos de acceso y cancelación de las imágenes grabadas y la finalidad de las cámaras y sus grabaciones.

Por supuesto, está totalmente prohibido el uso de este sistema de vigilancia en lugares privados como aseos, vestuarios, comedores o áreas de descanso. De esta forma, se asegura no incurrir en afectar a derechos fundamentales y evitar el factor de sorpresa.

La Ley Orgánica de Protección de Datos indica que el manejo de estos datos personales necesitaría del consentimiento de los trabajadores afectados. Sin embargo, en estos casos se considera obvio e implícito dentro del acuerdo con el  trabajador, por lo que siempre que este sistema sea necesario y se estime como una medida oportuna de vigilancia  formará parte del contrato de trabajo. De esta forma, es necesario que respete el principio de proporcionalidad, adoptando esta medida cuando no existe otra más idónea, grabando únicamente la zona necesaria para el control y sin utilizar estos datos para otro fin distinto.

 

Importancia de contratar una empresa de destrucción de equipos informáticos

Además, las imágenes recogidas deberán ser eliminadas en un plazo de 30 días como máximo desde que fueron recogidas. Únicamente se permite conservar aquellas que constituyan una prueba de alguna infracción o falta de cumplimiento de las responsabilidades y deberes del trabajador. Por este motivo, puede resultar realmente útil contar con los servicios de una empresa dedicada a la destrucción de equipos informáticos, ya que se encargan de eliminar documentos y archivos de forma confidencial y totalmente segura. Por último, hay que tener en cuenta que si no se cumplen las normativas exigidas con el nuevo RGPD las sanciones económicas pueden ascender hasta los 10 millones de euros o el 2% de la facturación total de la empresa. Además, se debe realizar un registro de actividades y tratamiento, realizando un correspondiente análisis de riesgos.