Gestión de residuos industriales

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando el avión.

    Gestión de residuos industriales

    Gestión de residuos industriales

    La gestión de los residuos industriales está regulada para conseguir que sus tratamientos sean los apropiados. Pero ¿sabemos que son? ¿Quién se encarga de ellos? La industria genera toneladas de residuos anualmente y su gestión recae sobre estas. Una buena gestión de residuos industriales puede conseguir un ahorro sustancial. Por un lado, se consigue aprovechar recursos. Y por otro, se eliminan materiales que de otro modo terminarían siendo un problema para el medio ambiente. El papel o el cartón pueden volver a la cadena de producción, siempre que cuidemos su tratamiento.
     

    Gestión residuos industriales

     
    La industria genera numerosas cantidades de residuos. De hecho, se habla de unos 60 millones de toneladas de residuos generados por la industria española. Las cifras son apabullantes. Pero ¿qué son los residuos industriales exactamente? En el BOE del 29 de julio de 2011 encontramos la definición que la ley hace sobre estos residuos en el artículo 3.d:

    «Residuos industriales»: residuos resultantes de los procesos de fabricación, de transformación, de utilización, de consumo, de limpieza o de mantenimiento generados por la actividad industrial, excluidas las emisiones a la atmósfera reguladas en la Ley 34/2007, de 15 de noviembre.

    Son estos los que se generan por toneladas de forma anual. Por lo que es fundamental pensar en la gestión de residuos industriales. La obligación de encargarse de estos reside en la propia industria que tendrá que mantenerlo, dependiendo del tipo de residuo, en perfectas condiciones. Aunque la gestión de los residuos industriales, propiamente dicha, correrá a cargo de una empresa gestora autorizada.
     

    Gestión de residuos industriales sólidos y urbanos

     
    La gestión de residuos industriales puede ser muy dispar dependiendo del material del que hablemos. Por ejemplo, cuando hablamos de residuos industriales sólidos nos referimos a cualquier material que se desecha después de que haya cumplido su cometido. El papel usado, desechos electrónicos, plásticos, cartón… son muchos los ejemplos.

    Este tipo de desechos, aunque no presentan características tóxicas o peligrosas para el medio ambiente deben llevar un tratamiento concreto. Por ello, la gestión de residuos industriales sólidos por medio de una empresa especializada es una buena opción. Existen estudios que hablar incluso de un ahorro en costes y una reducción del gasto de gestión en aquellas empresas que hacen una buena gestión de residuos industriales.

    Además, sabemos que esta labor de gestión es muy beneficiosa para el medio ambiente. Volvamos a pensar en los 60 millones de toneladas de residuos anuales de la industria española. Es indiscutible, que tal cantidad de desperdicio puede marcar la diferencia. Por ello, apostamos por cuidar el medio ambiente cuidando la gestión de residuos industriales que tratamos.
     

    Gestión de residuos industriales no peligrosos

     
    La gestión de residuos industriales no peligrosos tiene similares características a los residuos urbanos. En estos casos la labor suele centrarse en la separación por tipo de material. De este modo, se consigue derivar aquellos materiales que puedan ser reciclados o reutilizados para conseguir su correcto aprovechamiento. No obstante, en la gestión de residuos industriales existen distintos procedimientos. Por ejemplo, podemos encontrarnos con materiales que se incineran para eliminarlos o que reciben diversos tratamientos, tanto físicos como químicos, para convertirlos en un nuevo material.

    Contar con una empresa que se encargue de la gestión de residuos industriales es una apuesta por la reducción de residuos. No solo sea por la normativa que obliga a la industria a dar un paso al frente, sino por la conciencia de ser más sostenibles. La gestión de residuos industriales debe ser una herramienta que nos permita conseguir que esas 60 toneladas de residuos, que comentamos al principio, no se conviertan en desechos sino en algo nuevo.