Gestión de residuos de un laboratorio

    Please prove you are human by selecting the heart.

    Gestión de residuos de un laboratorio

    Gestión de residuos de un laboratorio

    La gestión de residuos de un laboratorio son todas las actividades que se realizan para conseguir que todos los restos inertes, no peligrosos y especiales lleguen a su lugar de destino cumpliendo con el protocolo de gestión de residuos de laboratorio. Este proceso contempla la recogida, la clasificación, el almacenamiento, el transporte, la recuperación y la eliminación de todos los restos producidos. 

    Tipos de residuos de laboratorios

    Hay tres tipos de residuos de laboratorios que se clasifican según su toxicidad y peligrosidad.

    Inertes

    Todos los residuos inertes de los laboratorios son los que elementos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas. Suelen ser materiales de un solo uso, como por ejemplo los guantes de protección o los equipos de protección individual.

    Especiales

    Existen diferentes tipos de residuos especiales que necesitan un tratamiento específico para su eliminación. Estos residuos especiales de laboratorio son los siguientes: 

    • Químicos: son todos los materiales contaminados por un producto químico. Estos residuos deben introducirse en un contenedor azul que tiene cierre de ballesta. 
    • Gases comprimidos: para este tipo de residuos hay que tener en cuenta su peligrosidad, ya que pueden ser tóxicos, irritantes o inflamables). Por lo tanto, para poder eliminarlos hay que hacerlo acorde con las normativas vigentes de emisión de gases peligrosos. 
    • Aceites: solo están considerados residuos peligrosos si están muy contaminados. Por ello, es necesario procesarlos según los contaminantes que contienen los aceites. 
    • Cancerígenos: son todos los residuos que si los inhalas, ingieres o entran en contacto con tu piel te pueden generar cáncer o hacer que sea más propenso a desarrollar esta patología. 
    • Radiactivos: la gestión de estos residuos es competencia del Consejo de Seguridad Nuclear. Todos los residuos radiactivos de laboratorio tienen que introducirse en contenedores específicos y tienen que estar señalizados. Se tienen que clasificar según su vida media y su actividad radiactiva. 
    • Sanitarios/biológicos: se tienen que almacenar en contenedores específicos para residuos de laboratorios que tienen que estar correctamente señalizados. Para poder eliminarlos hay que esterilizarlos e incinerarlos. Estos pueden ser por ejemplo vacunas utilizadas o residuos con fluidos corporales con más de 100 ml, entre otros.

    Qué normativa regula la gestión de los residuos en laboratorios

    La normativa que regula la gestión de los residuos en laboratorios es la Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular.  Además, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo ha publicado diferentes Notas Técnicas de Prevención para que los trabajadores sepan qué pasos deben seguir para gestionar los residuos de los laboratorios. 

    Proceso de gestión de residuos de los laboratorios

    Proceso de gestión de residuos de los laboratorios

    Recogida

    Los residuos se van recogiendo conforme dejan de ser útiles o ya han sido utilizados y se depositan en los lugares correspondientes para poder clasificarlos.

    Clasificación

    Se separan cada uno de los residuos en función de sus características y su origen y se depositan en contenedores específicos para cada uno de los residuos.

    Almacenamiento

    Los residuos se almacenan con cautela y siguiendo las normas de seguridad establecidas en un lugar del laboratorio hasta que puedan ser transportados.

    Transporte

    Consiste en llevar los residuos desde el laboratorio correspondiente hasta el punto de reciclaje autorizado.

    Tratamiento

    El tratamiento de los residuos de laboratorio pretende reducir su peligrosidad y proporcionar una reutilización en todos aquellos que puedan utilizarse para hacer otros procesos o fabricar otros materiales.

    Recuperación

    Para la recuperación se pueden volver a utilizar diferentes residuos cuando han sido desinfectados o tratados para alargar su vida útil o darles otros usos.

    Eliminación

    Pueden eliminarse estos residuos al ser incinerados en las plantas de eliminación de residuos homogoladas y autorizadas.

    ¿En qué tipo de contenedor debe ser trasladado el residuo?

    Existen diferentes tipos de contenedores donde deben de ser transportados los residuos de un laboratorio. Los residuos biosanitarios deben depositarse en un contendor negro con tapa que tenga una capacidad de 30 o 60 litros, estos son los B30 y los B60. En el caso de los residuos biosanitarios líquidos se tiene que verter en garrada de 5, 10 o 35 litros, estos contenedores se denominan L5, L10 y L25, respectivamente. Por otro lado, todos los materiales punzantes se ponen en contenedores amarillos con tapa roja de 1, 4, o 10 litros, estos son los P1, P4 o P10.