Tipos de materiales sólidos

tipos-materiales-solidos

Tipos de materiales sólidos

Hace poquito hablamos en este mismo blog, el blog de Beck Destruccion Confidencial, sobre la clasificación de los materiales de reciclaje. Sin embargo, en aquella ocasión hablábamos de los materiales de residuos, pero existen muchos otros materiales más. Como todos sabemos, la materia puede encontrarse en al menos tres estados diferentes: gaseosa, líquida o sólida. Los materiales sólidos son los más comunes en el artículo de hoy queremos profundizar en los diferentes tipos de materiales sólidos que podemos encontrarnos.
 
 

Materiales sólidos amorfos

Los distintos tipos de materiales sólidos se encuentran caracterizados por el tipo de constituyente que los conforma, así como por la forma del sólido. En ese sentido, cuando el proceso de solidificación del líquido al sólido ocurre tan velozmente que los constituyentes no tienen tiempo para organizarse adecuadamente, nos encontramos con material sólido amorfo. Eso es completamente opuesto a lo que ocurre con los sólidos que son cristales, donde encontramos un orden repetitivo en su estructura.
 
Aunque no siempre interviene la velocidad de solidificación en la formación de los sólidos amorfos. Por un proceso demasiado complejo para explicar aquí algunos materiales son siempre amorfos sin importar a qué velocidad pasen de líquido a sólido. Sea como sea, existen materiales amorfos muy importantes en nuestras vidas. Algunos como el vidrio, el caucho o una gran cantidad de plásticos son claves en la producción y en el consumo contemporáneo. Por suerte, muchos de ellos son reciclables.
 
 

Materiales sólidos cristalinos

Ya lo apuntábamos antes: cuando la solidificación se produce de una manera paulatina y lenta, el líquido va transformándose en sólido a través de una estructura repetitiva y ordenada. Aquí metemos a los cristales y a los cuasicristales, sólidos cristalinos en los que se repite nuevamente un patrón ordenado, pero tan solo en algunas partes del cristal. En otras partes presenta una estructura amorfa. Ambos son también útiles en el mundo actual. El problema es que el cristal no puede reciclarse como ocurre con el vidrio.
 
 

Materiales sólidos elásticos

Aunque existen diferentes tipos de materiales sólidos como los sólidos cristalinos o los sólidos amorfos, la realidad es que algunas propiedades son intrínsecas y compartidas por todos ellos. Una muy importante, en contraposición a los materiales gaseosos o líquidos, es que presentan una gran resistencia a la deformación. Por supuesto, algunos más que otros. De hecho, algunos sólidos tienen una propiedad que resulta de mucha utilidad en el mercado: la elasticidad, la capacidad de deformarse y volver después a su estado original.
 
Estamos hablando por tanto de los materiales sólidos elásticos. Materiales que se deforman aumentando su energía interna sin que se produzcan transformaciones termodinámicas irreversibles. Como decíamos ya antes, se revierten al estado original una vez cesa la fuerza de deformación sobre ellas. Entre los materiales elásticos más populares encontramos el nylon, la lycra, el látex, la goma o el hule. Todos ellos muy presentes en los productos y objetos que comercializamos en el siglo XXI.
 
 

5 ejemplos de materiales sólidos

Además, también encontramos los sólidos compuestos, resultado de la combinación de materiales sólidos con estructuras diferentes. Entre los más populares hallamos la madera o el cemento. Estos, junto con otros materiales simples como el diamante, el cuarzo o el grafito contribuyen a que podamos disfrutar de tantos productos diferentes hoy en día. Pero hay que conocer profundamente la Ley de Gestión de Residuos para aprovecha las ventajas de estos materiales sin perjudicar el medioambiente.