¿Qué es el testamento digital?

testamento-digital

¿Qué es el testamento digital?

Tus cuentas de correo electrónico. Tus cuentas en las redes sociales. Tus cuentas en los servicios de suscripción como Netflix, HBO o Spotify. Tus cuentas bancarias digitales. Tus bitcoins. Tus documentos, fotografías o vídeos subidos a las plataformas en la nube. O todo cuanto tienes guardado en el disco duro de tu ordenador. En fin, tu huella digital. ¿Has pensando alguna vez qué pasará con todo eso cuando ya no estés? ¿En manos de quién caerá? ¿A dónde irá a parar? Pues hoy vamos a explicarte qué es el testamento digital y cómo puedes emplearlo para decidir sobre tus posesiones digitales.

 

¿Cómo funciona el testamento digital?

El testamento digital funciona como cualquier testamento tradicional: debe ser realizado ante notario para que tenga una validez real. En su redacción podemos ordenar qué ocurrirá con nuestra huella digital cuando dejemos este mundo y nuestras posesiones digitales queden sin dueño. Hay tres opciones: conservarlas tal y como están, cancelarlas directamente para que desaparezcan para siempre o remitírselas a algún familiar o a alguna persona de confianza. Sea cual sea, deberemos indicar también que persona será la encargada de realizar estas gestiones que conforman nuestra última voluntad.

Para ello, obviamente, tendremos que adjuntar en el testamento los nombres de usuario y las contraseñas de las aplicaciones y páginas webs donde se encuentran nuestros datos personales. O, en caso de cambiarlas de manera periódica, incorporar los datos necesarios para una recuperación de contraseña. El pin o el patrón de desbloqueo del móvil suele ser imprescindible para realizar estas tareas, pues con frecuencia las aplicaciones envían SMS al teléfono con código numérico que confirme cambios de seguridad en las cuentas. La gestión del legado online depende de ello.

El testamento digital, a su vez, puede ser de dos tipos. Por un lado, un testamento de emergencia que permita decidir sobre la información digital más importante como cuentas de correo electrónico o cuentas bancarias. Y, por otro lado, un testamento detallado. Con este último podrás dejar instrucciones acerca de todo. Incluido todo tu hardware: ordenadores, discos duros externos, dispositivos USB. Recuerda que, si no dejas testamento digital, podrán acceder a tu cuenta tus familiares, herederos o representantes legales. La pregunta es: ¿qué dice la LOPD acerca de esto?

 

¿Cómo afecta a la LOPD?

La Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPD-GDD) es la normativa vigente en España sobre protección de datos personales. Es, a su vez, la transposición en nuestro país del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), una norma comunitaria en vigor desde 2018 y de obligada implantación para todos los estados miembros de la Unión Europea. Las obligaciones que trae consigo son mayores que las anteriores normativas. Y sí, también en materia de herencia digital.

Para empezar, la LOPD sí contempla el derecho de las personas a disfrutar del testamento digital. Dicho de otra manera: el derecho fundamental de proteger su privacidad e intimidad incluso cuando han fallecido. Y también mecanismos para garantizarlo. Por ejemplo, la obligación para las empresas digitales de facilitar el acceso de los familiares del fallecido a la cuenta para gestionarlas en su nombre. O la prohibición de acceso a los familiares si el fallecido lo indicó expresamente en su testamento digital.

Siguiendo todas estas indicaciones, cumplir con la LOPD en la redacción y cumplimiento del testamento digital resulta sencillo, evitando así las cuantiosas sanciones LOPD oportunas. Una herramienta más para la protección de los ciudadanos frente a internet y frente a los grandes gigantes de la información digital junto al derecho al olvido o el derecho a la portabilidad de datos. Y tú, ¿no necesitas un testamento digital?