¿Qué es una compostera?

compostera-casera

¿Qué es una compostera?

La composta es un material fertilizante obtenido a través del proceso de mismo nombre. De un modo más concreto, compostar implica aprovechar la descomposición de los desperdicios para transformarlos en abono. Unos desperdicios orgánicos que pueden ser tanto de origen vegetal como de origen animal. Entre los primeros podemos encontrar la hojarasca, la hierba, la ceniza, el aserrín, las cáscaras de frutas, la fruta podrida o las sobras de comida. Entre las segundas se encuentran las vísceras o el estiércol. En base a esto, hoy veremos qué es una compostera.

Compostadora doméstica

Para entender la importancia de tener una compostera doméstica tenemos que prestar un poco de atención a las matemáticas. Y es que hasta el cuarenta por ciento de todos los desperdicios que generamos en nuestros hogares corresponden a desperdicios orgánicos. ¿Qué implica eso? Pues que pueden descomponerse de manera natural. Transformando dicho nivel de residuos en composta obtenemos un magnífico abono natural que evita que tengamos que comprarlo. Esto supone a su vez una reducción del consumo de recursos del planeta y un paso más en el reciclaje en España.

Pero no solo eso. Utilizar una compostadora doméstica también reduce la contaminación que se produce normalmente desde los hogares. Sus beneficios para las plantas son estupendos dado que contiene todos los elementos imprescindibles para la vida de estas. Estos son el nitrógeno, el fósforo, el potasio y otros muchos minerales. Gracias a su acción, se produce una retención de la humedad en el suelo, aumenta la transpiración del mismo y reduce su erosión. Lo mismo que provocan los fertilizantes, pero de manera totalmente natural.

Hacer compostera

¿Quieres disfrutar de tu propia compostera? Pues vamos a explicarte cómo hacer la compostera con tus manos y de manera sencilla. Lo primero que debemos hacer es recabar los materiales que vamos a necesitar. Estos son un contenedor de plástico grande, un cuchillo, una lámina de plástico duro, una bisagra de puerta y silicona. Una vez tengamos reunidos estos componentes podremos ponernos manos a la obra para crear nuestra compostera. Con ella podremos hacer nuestra propia composta y ahorrar mucha contaminación al planeta.

¿Lo tienes todo? Pues entonces deberemos cortar un rectáculo en la parte inferior de alguno de los laterales del contenedor. El corte tiene que ser ligeramente más pequeño que la lámina que hemos adquirido. El segundo paso para hacer compostera es pegar la lámina en el interior del contenedor y en el agujero que hemos creado. Muy importante que mantengamos una zona del agujero sin cubrir para que podamos comprobar el estado de la composta de una manera muy sencilla.

Tomamos otra vez el cuchillo y hacemos otro rectángulo en la parte inferior del frente. Este otro nos servirá para extraer la composta que genere nuestro contenedor. Como queremos tener el control de dicha extracción, utilizamos la silicona para añadir la bisagra y crear una especie de puertecilla. Así podrás abrirla cuando quieras extraer la composta. Ya solo te queda emplear el cuchillo para hacer pequeños boqueres por el contenedor de manera que entre el oxígeno y se produzca la descomposición. ¡Ya tienes tu compostera doméstica!

Compostera urbana

La compostera urbana es imprescindible para mantener huertos urbanos sin consumir muchos recursos energéticos y de agua del planeta. Después de todo, los huertos urbanos suelen servir como huertos ecológicos con una alta concienciación hacia un modelo de consumo mucho más sostenible. En ese sentido, hacer tu propia composta, en lugar de comprarla en el mercado, es bastante más eficiente para el medio ambiente. Una compostera urbana solo requiere mayores contenedores, pero el procedimiento es básicamente el mismo. Es clave en la gestión de residuos.