Reciclaje de tetrabricks

reciclaje-tetrabrick

Reciclaje de tetrabricks

Como ya vimos en nuestro artículo acerca del reciclaje en España, nuestro país ha mejorado sus números en reciclaje durante los últimos años. Sin embargo, hay otra verdad incustionable que se deduce de aquel artículo: todavía nos queda mucho trabajar por hacer. Después de todo, es un hecho que muchos otros países del mundo demuestran una mayor conciencia ambiental. Es muy importante que gobiernos, empresas y consumidores demos otro pasito adelante. Por eso dedicamos tanto espacio al reciclaje. Hoy, con vosotros, el reciclaje del tetrabrick.

¿Los cartones de leche se reciclan?

Nuestro objetivo es muy claro: ir construyendo a través de diversos artículos una colección que sirva como referencia para una actitud sostenible en relación al consumo y la producción. Todo cuanto tenemos es un planeta. Sus recursos en muchos casos son limitados. Además, debemos proteger los hábitats y a las criaturas que lo habitan no contaminando. ¿Cómo hacemos eso? El método es muy sencillo: tirando cada uno de los materiales al contenedor que les corresponde. En ese sentido, son muchas las personas que se preguntan si los cartones de leche se reciclan.

La respuesta es que sí. Es más, los cartones de leche son 100% reciclables. El problema es que muchas personas no saben a qué contenedor deberemos tirarlo. O, peor aún, confunden a cuál contenedor deberían hacerlo. Esto es muy frecuente dado que solemos pensar en los cartones de la leche como meros recipientes de cartón. Sin embargo, los tetrabricks contienen una clase de plástico conocido como polietileno. Las marcas realizan esto para que sus envases tengan la resistencia necesaria. Por tanto, no deben terminar en el contenedor azul de reciclaje.

Reciclar cajas de leche

¿Pero dónde deben terminar entonces los tetrabricks? Pues en el contenedor amarillo. Como ya os explicamos en nuestro post sobre cómo reciclar envases de plástico, es ahí donde debemos tirar todos los productos fabricados con plástico (salvo algunas excepciones). Aunque es cierto que los teatrbricks de leches contienen mucho papel, la presencia de plástico en su fabricación nos obliga a depositarlos en el contenedor amarillo y no en el azul. Ah, y los tapones que traen consigo también. No te olvides ellos al reciclar cajas de leche.

Gracias a esta acción, que a nosotros nos cuesta muy poco, los materiales de los cartones de la leche, del zumo y de otros líquidos pueden ser reutilizados. ¿Cómo? Pues primero se traslada el contenido del contenedor amarillo a una planta de selección de envases. Allí se separarán los tetrabriks del resto de residuos contenidos en dicho contenedor. De ahí serán trasladados una vez más hasta la plantas de las empresas de reciclaje de cartón. Allí serán triturados y después mezclados con agua. El objetivo es separar las fibras de papel del plástico.

Mediante este procedimientos se obtendrán dos productos. Por un lado, el agua mezclada con los restos de papel. Este será sometido a un proceso de secado para eliminar el agua y separar el papel para reutilizarlo posteriormente. Por otro lado, los restos de plástico, así como aluminio procedente también del tetrabrick. Este segundo producto será calentado a altas temperaturas para, mediante un proceso de pirolisis, separar ambos elementos. Y voilà, ya tendremos hecho el reciclaje de tetrabrick. ¡Todos juntos podemos!

Contenedor azul de reciclaje

Volvemos a hablar del contenedor azul de reciclaje para recordar que no debemos utilizarlo para deshacernos de los tetrabricks. Tal y como recoge Ecomebes, la mayor organización española vinculada al mundo del reciclaje, tirar los envases de la leche y de los zumos en el contenedor azul es uno de los errores más frecuentes. Un error que dificulta mucho las tareas de reciclaje de las empresas especializadas. Ya sabes: ¡los tetrabricks al amarillo!