Destrucción datos confidenciales en residencias de ancianos

residencia de mayores

Destrucción datos confidenciales en residencias de ancianos

Todos los negocios, empresas y asociaciones que recojan o almacenen datos de carácter personal deben adaptarse al nuevo reglamento general de protección de datos.  En las residencias de ancianos se maneja una gran cantidad de información sanitaria. Las personas que residen allí son mayores, por lo que normalmente se incluye información medica y todos los tratamientos que deben llevar a cabo para su cuidado. Todos estos datos los recoge el centro para poder cuidar de los ancianos correctamente.

 

Esta información debe estar protegida y cuidada debidamente. Si se gestiona la información tal y como indican la LOPD y el RGPD se garantizarán los derechos del honor y la intimidad de estas personas. En el caso de las residencias de ancianos el cuidado y las medidas deben ser aún más específicas. Tal y como indica la ley, las personas de la tercera edad se encuentran en una situación que les impide conocer sus derechos en las mismas condiciones que al resto de la población.

Por lo tanto, estas residencias deben cuidar y regular el tratamiento de la información por dos razones. La primera de ellas es por un tema moral, ya que es lo que debe hacerse por respeto a las personas implicadas. La segunda razón es la ley, ya que esta nos obliga a cumplir con nuestro deber, imponiendo graves sanciones en caso de no realizarse correctamente. Por este motivo, es fundamental invertir en la protección de datos para asegurar los mejores resultados.

 

Cómo cumplir la RGPD en residencias para mayores

 

 

Tal y como indica la ley de protección de datos, toda persona o entidad que cree alguna clase de fichero con datos de carácter personal debe notificarlo previamente a la Agencia Española de Protección de Datos. En esta notificación se deben incluir todos los datos sobre el fichero. Estos son: la persona responsable, su finalidad, su ubicación, la clase de datos, etc. Cualquier cambio en alguno de estos datos debe ser notificado igualmente a la AEPD.

 

En las residencias de mayores es imprescindible contar con el consentimiento informado para poder tratar los datos sanitarios. Además, deben conservarse durante seis años, incluso después de que el anciano haya fallecido o se haya marchado del centro. Por supuesto, tanto el residente como sus familiares pueden acceder a los datos. A tienen derecho a la rectificación y cancelación de los datos.

 

Otro punto fundamental en la ley de Protección de Datos en las Residencias de Ancianos es la adopción de medidas de seguridad. Estas medidas incluyen procedimientos tanto técnicos como de carácter administrativo. Se debe intentar garantizar la seguridad de los datos, es decir, su alteración, perdida o acceso no autorizado.

 

Como los empleados de la residencia tendrán acceso a esta información, todos deben firmar un contrato de confidencialidad. De esta forma, evitaremos que acceda cualquier persona no autorizada. El último de los puntos más relevantes es la notificación de cualquier clase de brecha de seguridad. La residencia debe contar con un plan de respuesta para saber reaccionar ante esta clase de incidentes. En un plazo de 72 horas se debe avisar a las autoridades y después a todos los afectados.

 

 

Destrucción confidencial a domicilio

 

Estos centros suelen recurrir a la ayuda de profesionales para cumplir correctamente la legalidad. En nuestra consultoría LOPD somos especialistas en la destrucción confidencial a domicilio. Contamos con las mejores medidas de seguridad para garantizar que todos los documentos están protegidos y se eliminan de manera eficaz y responsable. Además, respaldamos el cumplimiento de la legalidad con un certificado legal que atestigua la destrucción de dicha documentación. Cuanta con nuestro equipo para cumplir la normativa vigente sin ningún percance.